Trastorno del ritmo circadiano

Los ritmos circadianos son cambios de las variables biológicas de un organismo en un intervalo regular del tiempo. En ese sentido, podría decirse que un ritmo circadiano es aquél que responde al proceso o ciclo del sueño, ya que este se regula de manera homeostática y cronobiológica, de manera tal que es común que si una persona duerme en exceso, tienda a tener menos sueño durante la noche y viceversa.

Esta regulación cronobiológica permite que el ciclo sueño-vigilia esté en perfecta sincronía con el ciclo natural del planeta de 24 horas y es por eso que el ser humano tiende a dormir de noche y de día mantenerse activo (En algunos animales, sucede a la inversa).

El marcapasos cronobiológico (coloquialmente conocido como reloj biológico) del ser humano cuenta con un periodo superior a las 24 horas, razón por la cual el cerebro debe regular y adaptarse de forma natural al ciclo día-noche de la tierra. Este proceso se logra gracias a la señal de luz que las células de luz que recibe el marcapasos biológico a través de la retina.

Un trastorno del sueño muy conocido es el del ritmo circadiano, que consiste en la incapacidad del individuo de mantener un ciclo de sueño habitual, debidamente cronometrado con los horarios sociales y los ciclos geofísicos del planeta tierra (día/noche). En este artículo se explicarán sus principales causas, características, diagnóstico y posible tratamiento.

Causas y Características

El trastorno del ciclo circadiano ocurre cuando el marcapasos cronobiológico del individuo (situado en el hipotálamo cerebral) no es capaz de adaptarse al ciclo día-noche de la tierra, ocasionando un desequilibrio notorio en el descanso y en las relaciones sociales del individuo.

Esto se simplifica en la incapacidad de una persona de mantenerse despierta en el día y su nulo descanso en la noche debido al desequilibrio existente. ¿Qué puede causar este tipo de situaciones? los siguientes factores:

 

Asincronía forzada

 

La asincronía forzada es con toda probabilidad la causa más común de los trastornos del ritmo circadiano. El trasnocharse durante la noche sea en una reunión social, un viaje extenso (un ejemplo puede ser un viaje transoceánico) o un trabajo nocturno puede causar este tipo de anormalidades en la sincronía del ritmo circadiano.

Por esa razón las personas suelen tener problemas para dormir cuando hacen viajes largos. (Siempre es común escuchar historias donde alguien tiene problemas para adaptarse a los horarios de otros países, como por ejemplo en china, donde la diferencia horaria es de más de 12 horas con respecto a Occidente).

 

Fallo en los factores que entrenan el marcapasos cronobiológico

 

En ocasiones los horarios sociales de una persona pueden ocasionar que el marcapasos del individuo se vea alterado. Asimismo, la poca luz en un domicilio o lugar de trabajo pueden llegar a alterar el ritmo circadiano. No gratuitamente, se recomienda que las personas reciban cada cierto tiempo luz natural cuando laboran en lugares cerrados u oficinas.

 

Alteración del “reloj” biológico interno:

 

Esta alteración surge cuando el marcapasos cronobiológico de una persona produce ciclos desordenados superiores a las 24 horas o ciclos mucho menores al ciclo natural del planeta, lo cual puede ocasionarse por el consumo de algunos fármacos o por algunos trastornos del sueño graves como la narcolepsia o la apnea del sueño.

 

Trabajo en turnos nocturnos o cambiantes

 

Normalmente las personas que tienen trabajos en los cuales deban realizar actividades nocturnas o no tengan un horario fijo durante el día o la noche, pueden tener trastornos del ritmo circadiano.

Este tipo de individuos suelen dormir durante la mañana, momento del día donde el cuerpo está mucho más activo y es menos propenso a que concilie el sueño. Suelen sufrir de somnolencia excesiva transitoria durante el día o insomnio en horarios donde el cuerpo está naturalmente dispuesto a conciliar el sueño como la noche.  

En ese sentido las principales características de este trastorno (así como sus síntomas) son las siguientes:

  • Somnolencia: Cuando una persona sufre de somnolencia durante el día, puede  deberse a una alteración del ritmo circadiano.
  • Insomnio: Durante la noche, es probable que una persona con un trastorno del ciclo circadiano no pueda conciliar el sueño con normalidad.
  • Este tipo de trastornos no tienen grandes consecuencias clínicas, sin embargo a largo plazo el no tener una correcta higiene del sueño puede ocasionar trastornos como el estrés y desequilibrios emocionales que, si no se tratan a tiempo, pueden ocasionar todo tipo de enfermedades.

Tipos de Trastornos del Ritmo Circadiano

Los trastornos del ritmo circadiano tienen los siguientes tipos:

 

Adelanto de fase

 

Este sucede normalmente en adultos mayores. Consiste en la alteración del marcapasos cronobiológico del individuo en el cual suele dormirse mucho antes de lo habitual y despertar mucho más temprano en consecuencia. Esto se debe a que el periodo intrínseco del marcapasos cronobiológico se va acortando con el paso de los años.

 

Retraso de fase

 

Es con toda probabilidad uno de los más comunes. Sucede cuando el individuo no es capaz de dormirse a la hora habitual o deseada y en consecuencia, le cuesta despertarse en la mañana. El tiempo de sueño suele acortarse en este caso.

 

Ritmo de vigilia- sueño irregular

 

Este consiste en la distribución de los periodos de descanso de manera caótica durante todo el día. Aunque el individuo logra descansar el tiempo necesario para que el cuerpo se mantenga al máximo de sus capacidades, lo hace de forma inconstante y en periodos demasiado cortos, lo cual puede ocasionar somnolencia en el individuo a pesar de haber descansado.

 

Síndrome hipernictameral (Curso libre del ciclo sueño-vigilia)

 

Este se produce cuando el marcapasos cronobiológico del cuerpo no se sincroniza con los agentes externos, lo cual puede ocasionar que los periodos de vigilia y descanso sean superiores a las 24 horas habituales.

Normalmente, este tipo de síndrome hipernictameral se manifiesta en invidentes con afectaciones cerebrales o personas con enfermedades psicológicas o mentales. Es un trastorno muy poco común en personas sanas y podría, en este caso, estar relacionado con otros trastornos graves.

La única manera de determinar qué tipo de trastorno puede estar afectando a un individuo es a través de un diagnóstico detallado.

Diagnóstico

El diagnóstico de estos trastornos se realiza a través de los siguientes estudios:

 

Diario de sueño

 

Este estudio sirve para determinar los ciclos de sueño y los periodos de descanso que tiene un paciente, el cual lleva un registro de sus horarios de descanso, cuando despierta, cuando duerme y por cuantas horas logra conciliar el sueño.

 

Actígrafo

 

Esta es una moderna técnica mediante la cual se coloca una pulsera-sensor que registra los periodos de sueño-vigilia del individuo. Con estos datos, el médico tratante puede recetar un tratamiento farmacológico o no, según sea la gravedad del trastorno.

Tratamiento

Los tratamientos más conocidos para regular el trastorno del ritmo circadiano son los siguientes. Hay que destacar que este trastorno no tiene grandes implicaciones clínicas, pero debe atenderse para evitar trastornos en las relaciones sociales y todo tipo de desajustes emocionales que puedan ocasionar problemas en la vida del individuo y posibles enfermedades que deriven del estrés o la depresión.

En ese sentido, los tratamientos más conocidos se mencionarán a continuación en orden de importancia y efectividad:

 

Exposición a la luz y la administración de melatonina

 

La exposición a la luz durante un periodo de tiempo adecuado y la administración de melatonina son la mejor forma de tratar las alteraciones del ritmo circadiano cuando estas son demasiado graves como para atenderlas con simples modificaciones en el estilo de vida.

La melatonina responde negativamente a la exposición de la luz y viceversa, por lo tanto, administrar melatonina durante el día puede adelantar el ciclo del ritmo circadiano y la luz durante la noche puede retrasarlo.

 

Cronoterapia

 

La cronoterapia consiste en la fijación de una hora de referencia, retrasándose progresivamente la hora de dormir del paciente hasta que se alcanza la hora adecuada de sincronización sueño-vigilia.

 

Tratamiento farmacológico

 

El ritmo circadiano alterado puede normalizarse modificando patrones de conducta y el estilo de vida, de manera que no supone un trastorno de sueño que tenga graves consecuencias a corto plazo. Sin embargo, si este es muy grave es probable que los especialistas le recomienden al paciente usar pastillas para dormir como Temazepam y Triazolam.

Este tipo de medicamentos deben usarse bajo estricta supervisión médica, pues pueden ocasionar adicción o dependencia y es probable que, en caso de recetar tratamientos farmacológicos el paciente esté sufriendo de trastornos más graves que requieran de otros estudios como la polisomnografía.

Recomendaciones para regular el ritmo circadiano

  • Mantener un horario de sueño constante, donde el cuerpo pueda descansar durante el tiempo adecuado (6-8 horas en adultos 10-12 horas en niños y adolescentes).
  • Evitar el consumo excesivo de sustancias como el alcohol, el tabaco y el café, los cuales pueden ocasionar trastornos del sueño como los asociados al ritmo circadiano.
  • Evitar realizar actividades que requieran de un alto esfuerzo físico antes de dormir.
  • Cenar de forma ligera. Consumir determinados alimentos como frutas y carbohidratos antes de dormir puede ocasionar desequilibrios en el sueño. Esto se debe a que estos alimentos se convierten en energía que el cuerpo no es capaz de utilizar estando en descanso.
  • Realizar ejercicios constantemente es una actividad sana y beneficiosa para el cuerpo humano. Cuando un individuo quema suficiente energía en el día le es más fácil conciliar el sueño durante la noche, evitando alteraciones en su ritmo circadiano.
  • Realizar ejercicios de meditación y respiración es una excelente manera de reducir el estrés y con ello propiciar un descanso adecuado en el individuo.
Referencias:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *