Sonambulismo

Una de las parasomnias más comunes en todo el mundo es el sonambulismo.  Se dice que alguien es sonámbulo cuando camina dormido o realiza acciones motoras complejas, como hablar, cambiarse de habitación, abrir puertas o ventanas, etc.

El mismo se origina durante la etapa del sueño profundo.  Este es mucho más común en niños y personas jóvenes, despareciendo en la adultez y los que sufren de estos episodios no suelen recordar lo realizado durante el “incidente sonambulístico”.  

En el siguiente artículo se explicarán las principales causas, características, diagnóstico y posible tratamiento para reducir estos episodios.

Causas y Características

Las principales causas del sonambulismo son las siguientes:

Causas Genéticas

Los estudios realizados a distintos pacientes que padecen de sonambulismo indican que esta parasomnia se manifiesta en distintos individuos asociados a la misma familia, razón por la cual se afirma que una de las principales causas del sonambulismo son patrones genéticos.

Estrés

A su vez, se ha determinado que un individuo, cuando está sometido a altas cargas de estrés, suelen sufrir de episodios de sonambulismo. El estrés puede ser causante de distintos trastornos del sueño, como el insomnio, la hipersomnia y otras afecciones emocionales como la depresión, el decaimiento, la irritabilidad y cambios drásticos de humor.

El estrés, cuando no es canalizado correctamente puede ocasionar dolores musculares, descontrol del sistema inmunológico (y con ello cuadros infecciosos y virales como la gripe). En los casos más extremos, el estrés es responsable de enfermedades cardiovasculares, crónicas y degenerativas.

Por tanto, cuando el sonambulismo se presenta por estrés, es importante tomar medidas correctivas como el descanso, el esparcimiento y la realización de ejercicios para liberar la tensión acumulada. La meditación y la respiración son excelentes aliados para combatir el estrés.

Fiebre

Las altas temperaturas causadas por la fiebre pueden ocasionar sonambulismo en algunas personas. Por tanto, es imperioso consultar a un médico en caso de padecer de estos cuadros acompañados con temperaturas elevadas, ya que la fiebre en sí misma es el principal indicador de

Las principales características del sonambulismo son las siguientes:

  • Suele presentarse normalmente en la niñez y va desapareciendo en la juventud. Pocos casos se registran en adultos con edades superiores a los 30 años.
  • No es un problema o trastorno clínico realmente grave y normalmente, suele desaparecer con el paso del tiempo.
  • Los sonámbulos suelen sufrir de estos episodios en un lapso no mayor a una hora, ya que se acontece durante el sueño profundo.
  • Suele acontecerse cuando el individuo no ha dormido lo suficiente.

Diagnóstico

El diagnóstico del sonambulismo se lleva a cabo a través de la revisión de una historia clínica, la cual se consigue tomando los datos del paciente y las descripciones que dan tanto él como su acompañante. Normalmente, la evaluación que se realiza suele considerar lo siguiente:

Exploración física

El especialista (normalmente un neurólogo o psiquiatra son los encargados de realizarla) realiza una exploración física para intentar identificar cualquier patología que pueda estar inmediatamente relacionada con los cuadros de sonambulismo o bien, que pueda confundírsele como tal. Las convulsiones durante la noche, los trastornos del sueño o los ataques de pánico son los más similares.

Análisis sintomatológico

El médico puede solicitar al paciente y al acompañante que respondan a una serie de preguntas sobre la conducta de sueño que tiene el individuo que acude a consulta. Es recomendable contar al médico si hay antecedentes familiares de sonambulismo en el grupo familiar.

Polisomnografía

Este es un estudio del sueño nocturno que se realiza en laboratorio, donde se mide la actividad cerebral, el nivel de oxígeno en sangre, la frecuencia cardiorrespiratoria, el movimiento de los ojos y la actividad muscular de las extremidades mientras el paciente duerme. Es probable que también se le grabe mientras duerme, para documentar su comportamiento durante los ciclos de sueño.

Con los datos que arrojen estos estudios, es posible diagnosticar el sonambulismo.

No debe confundirse el sonambulismo con otros comportamientos extraños (como el trastorno durante el sueño REM, Terrores Nocturnos o Narcolepsia)  durante el sueño que sí están asociados a otras enfermedades, por tanto es fundamental acudir a un médico y no dar por sentado que los síntomas que puedan padecerse responden a este trastorno.

Tratamiento

Como el sonambulismo no es un trastorno que tenga graves complicaciones clínicas, no existe un tratamiento farmacológico destinado a controlar estos episodios. Lo que sí recomiendan los médicos es que los familiares del paciente tomen previsiones como mantener las puertas y ventanas del domicilio cerradas con llave para evitar que el paciente salga por ellas y se lastime.

Asimismo, se recomienda que el sonámbulo no tenga a la mano objetos que puedan ocasionar accidentes mientras sufra de sus episodios. Esta parasomnia suele desaparecer con la edad, razón por la cual no es un problema del cual haya que preocuparse. Algunas medidas para tratar de controlar estos episodios en los pacientes, sin embargo, son las siguientes:

Ejercicios de meditación y respiración

En los casos en que el estrés es el principal causante del sonambulismo, los médicos recomiendan a los pacientes realizar ejercicios de meditación y respiración, los cuales pueden ayudar a reducir las cargas de estrés.

Estas técnicas de meditación y respiración ayudan muchísimo a controlar distintos trastornos, gracias a los estudios realizados por el neurólogo hindú Vilayanur S. “Rama” Ramachandran, quien es un destacado investigador en el área de la neurología de la conducta y la psicofísica.

Despertar programado

Otra técnica recomendada por los doctores es la del despertar programado. En ella se instruye a los familiares del paciente para que despierten al mismo una hora antes de sus cuadros de sonambulismo, lo cual debería de provocar que estos se reduzcan notoriamente.

Realizar ejercicios

Los médicos también recomiendan realizar ejercicios, ya que estas prácticas son excelentes aliados para reducir las cargas de estrés. Al dormir tras realizar ejercicios el cuerpo consume toda la energía acumulada y se puede conciliar de forma más sana y eficiente el sueño.

En casos muy contados los médicos pueden recetar medicación para dormir a los pacientes. Sin embargo, esta es una opción que rara vez suelen tomar los especialistas y que, de hacerse, se realiza bajo estricta supervisión médica.

Recomendaciones para controlar el Sonambulismo

Aunque el sonambulismo es un trastorno leve con muy pocas implicaciones clínicas, no tiene cura conocida. Sin embargo, los médicos recomiendan algunas modificaciones en el estilo de vida y la aplicación de algunos patrones que ayudan a reducir los episodios de sonambulismo:

  • Aunque no ayuda a prevenirlo, los expertos recomiendan no despertar a las personas que sufren episodios de sonambulismo, sino ayudarlos a regresar  a la cama o evitar que se lastimen con cualquier objeto que se pueda cruzar en su camino, ya que si se les despierta de forma brusca pueden confundirse, desorientarse y alterarse.
  • Mantener un horario de sueño preestablecido, que no se exceda de las horas recomendadas. (8 horas en adultos y 12 en niños)
  • Evitar el consumo de bebidas alcohólicas, café y sustancias nocivas como el tabaco.
  • No dar de beber líquidos a los niños antes de dormir, ya que esto puede ocasionar que sufra de cuadros de sonambulismo.
  • Escuchar música relajante ates de conciliar el sueño, así como evitar el ruido excesivo y las luces antes de descansar.

Referencias Electrónicas

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *