Posiciones para Dormir

¿Sabías que existen muchísimas formas de dormir y que cada una de ellas proporciona distintos beneficios al descanso?

Aunque es evidente que la mejor postura para descansar le provee al cuerpo de la mayoría de los elementos para alcanzar un sueño reparador, hay algunas que, por la posición que adopta el cuerpo, pueden llegar a beneficiar el descanso en casos específicos como determinadas dolencias musculares o estomacales.

A continuación, te mostraremos las posiciones para dormir más conocidas y recomendadas, hablaremos de cuál es la mejor de ellas y mencionaremos algunas formas de descansar inadecuadas que pueden causar problemas musculares como la  tortícolis o insomnio.

Posiciones para dormir más conocidas y recomendadas

Con lo anterior dicho, te presentamos algunas posiciones para descansar correctamente y algunas recomendaciones para dormir como se debe:

Posición Semi-fetal

La posición semi-fetal es una de las formas de dormir más adecuadas que existen, sobre todo para mujeres embarazadas o en caso de estar sufriendo de problemas estomacales como la acidez. Para dormir de esta forma solo debes recostarte del lado izquierdo del cuerpo, con los brazos extendidos delante de ti y las rodillas levemente flexionadas.

Al recostarte sobre tu lado izquierdo se aligera la presión sobre tu hígado y en caso de estar embarazada, evitas que tu bebé pueda ejercer dicha presión sobre tan importante órgano.

Posición Fetal

La posición fetal, acompañada de un cojín o almohada debajo de tus rodillas estabiliza la espalda y beneficia a personas que sufren de dolor de espalda. Para dormir en esta posición túmbate del lado izquierdo flexiona las rodillas, metiendo una almohada entre tus piernas.

De esta forma mantienes la curvatura natural de tu espina dorsal, permitiendo que la musculatura de esta se relaje. Dormir de lado beneficia a las personas que roncan o sufren de apnea de sueño.

Boca Arriba

Según la inmensa mayoría de los expertos, la mejor forma para dormir es boca arriba ya que esta postura mantiene a la espalda, cuello y cabeza en posiciones neutrales que evitan cualquier tipo de tensión muscular mientras dormimos, evitando lesiones.

Simplemente debes tumbarte sobre tu cama, colocar la almohada entre tu alta espalda y cuello y colocar tus manos sobre tu regazo. Los estudios dicen que muy personas del mundo descansan de esta forma, y paradójicamente es la manera más adecuada de dormir.

Si quieres entrenarte para descansar boca arriba sin que te sientas incómodo, puedes poner una pelota de tenis dentro de tu almohada y colocarla justo en el lado donde sueles quedarte dormido sea de lado o boca abajo. Al hacer esto, el cuerpo notará la incomodidad inconscientemente y se colocará boca arriba.

Esta postura es una de las más adecuadas para personas con acidez, ya que se afloja el esfínter esofágico inferior, quien es el principal responsable de hacer que involuntariamente el ácido se suba a la garganta.

Aún con todo, los expertos no recomiendan esta postura para personas que sufren de apnea del sueño o para roncadores.

Con las piernas suspendidas

Esta posición es efectiva para el síndrome premenstrual en mujeres o para aliviar dolores en las piernas. Deberás colocar tus piernas sobre una almohada gruesa, levemente extendidas en el aire. De esta forma se favorece la circulación en las extremidades inferiores si están inflamadas y se alivia paulatinamente el dolor.

Con apoyo de toallas y almohadas

Si sufres de dolor de espalda, lo más recomendable es dormir boca arriba, con una almohada debajo de tus rodillas y una toalla enrollada debajo de tu espalda baja. De esta forma aligerarás la presión y la columna mantendrá su curvatura natural, lo cual le permitirá a los músculos de la espalda relajarse.

Posiciones para dormir nocivas para la salud

Boca abajo o pecho a tierra

Los expertos coinciden una cosa y es que dormir boca abajo es una de las peores cosas que pueden hacer las personas para alcanzar un descanso reparador. Esto se debe a que, normalmente cuando se duerme de esta forma, para poder respirar la persona debe rotar su cuello a uno de los lados de su cuerpo, lo que puede ocasionar excesiva presión al dormir y ocasionar dolores musculares.

Una de las formas más adecuadas para entrenar al cuerpo para que evite colocarse en esta posición al dormir es colocando una pelota de tenis en un punto donde sepamos que el cuerpo se acomoda durante el descanso. Al notar la incomodidad, este inconscientemente adoptará otra posición que será más provechosa.

Otra manera de evitar que adoptemos una posición boca abajo mientras dormimos, es utilizar una almohada ortopédica para el cuello, la cual mantendrá la cabeza estable siempre y cuando durmamos boca arriba, de manera que el cuerpo, al moverse no pueda encontrar otra forma de estar cómodo que no sea boca arriba.

Otra de las razones por las cuales puede ser poco provechoso dormir boca abajo es si comemos demasiado antes de dormir. Al dormir de esta forma todo el peso del cuerpo se focaliza en el sistema digestivo, lo cual puede causar trastornos digestivos que pueden degenerar en acidez o reflujo gástrico.

Dormir boca abajo puede ser perjudicial para la postura ya que es una posición antinatural para la columna vertebral, lo cual puede causar daños en la espalda.

Con demasiadas almohadas bajo la cabeza

Aunque las almohadas son utilizadas para estabilizar la cabeza con el cuerpo sin que esta se mantenga suspendida de una forma que pueda generar presión, colocarse demasiadas almohadas detrás de la cabeza al dormir (dos o más) puede llegar a generar una postura poco cómoda y dañina para el cuello y la postura del cuerpo.

De manera tal, que si vamos a utilizar una almohada, tiene que ser una sola y debemos colocarla de forma apropiada para garantizar un sueño realmente reparador y saludable para nuestro cuello, espalda y cabeza.

Dormir del lado derecho del cuerpo

Los expertos desaconsejan dormir del lado derecho del cuerpo ya que varios de los órganos del sistema digestivo se encuentran de este lado y cuando se les apoya todo el peso del cuerpo su funcionamiento deja de ser correcto, agravando problemas como la acidez y el reflujo gástrico.

En el caso de las mujeres embarazadas, dormir de este lado puede ser perjudicial para el hígado, ya que todo el peso del embrión recae sobre este órgano. Aunque no hay estudios concluyentes del por qué dormir de este lado puede ser tan perjudicial, pero se cree que es debido a la gravedad.

En estos casos, la mejor forma de dormir siempre es del lado izquierdo, ya que esto favorece la circulación de la sangre y la digestión.

Los estudios indican que dormir correctamente reduce bastante las probabilidades de sufrir de alzheimer, ya que un descanso reparador le permite al cerebro realizar procesos importantes que solo puede realizar mientras dormimos.

En caso de sufrir de apnea del sueño, no es recomendable dormir boca arriba

Aunque dormir boca arriba es la mejor forma de descansar según la mayoría de los estudios, los médicos desaconsejan descansar de esta manera si se sufre de apnea del sueño o ronquidos, ya que esta posición ejerce presión sobre el sistema respiratorio.

Las personas que sufren de sobrepeso y obesidad pueden ahogarse durmiendo de esta forma, además son más propensas a sufrir de apnea. Lo más recomendable para ellos es dormir sobre el lado izquierdo del cuerpo.

Referencias: